lunes, 26 de septiembre de 2016

Wayne Rooney-José Mourinho el duelo interno del Manchester United

El pasado sábado ocurrió al fin lo que muchos medios pronosticaban. Tras un irregular arranque de curso, el nuevo técnico del Manchester United, el luso José Mourinho, decidió apartar de los onces iniciales a Wayne Rooney, un futbolista que había partido como titular en los cinco primeros choques de Premier League.
«Pensamos que contra un equipo como el Leicester, por la forma en que se defienden, la mejor solución para nosotros es jugar con dos jugadores rápidos, Marcus Rashford y Jesse Lingard, y con Juan Mata en una posición donde pueda interactuar con ellos», justificó el preparador al término de un choque que se saldó con un 4-1 a favor de los diablos rojos.
Aunque las explicaciones de Mou suenan razonables, los rotativos de las islas ven en esta suplencia un síntoma del imparable descenso de popularidad que sufrirá el atacante a lo largo del curso y que, a su juicio, podría desembocar en lo que en realidad desea el portugués, su salida del equipo al término de la temporada.
Eso sí, una cosa serían las intenciones del técnico y otras muy distintas las del jugador. De hecho, una información del Daily Express ha asegurado en las últimas horas que el punta no tiene intención alguna de cambiar de aires y que por su cabeza sólo pasa la idea de recuperar la confianza del entrenador de Setúbal y de cumplir íntegramente su contrato (acaba en 2018, pero existe una cláusula por la que podría extenderse hasta 2019).
Evidentemente, Rooney tiene la capacidad y el carácter necesario para sobreponerse a esta situación y restaurar su estatus, pero para que su idilio con el United no acabe bruscamente ya sabe que tendrá que competir con un entrenador que no suele atender a sentimentalismos. «Él es un gran jugador para mí, un gran jugador para el United y un gran jugador para este país. Él es tan feliz como yo en este momento y eso se debe a que estamos juntos como un equipo. Su equipo ganó, ganó su United. Mi capitán es mi capitán. Si tiene que ir al banco, irá al banco. Si tiene que quedarse en casa, se queda en casa. Él es mi hombre. Confío en él por completo», le advirtió Mou, con esa sinceridad suya tan particular. ¿Afectará este duelo al rendimiento del equipo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada