martes, 1 de julio de 2014

NEUER SCHUERRLE COMANDA EL TRIUNFO

La noche del lunes, en las entrañas del Estadio Beira-Rio, el orgullo y el alivio se reflejaban en sus rostros mientras repasaban lo ocurrido en un partido dramático. Manuel Neuer y André Schuerrle, los artífices de la victoria alemana, respiraban por fin después de sufrir para superar en la prórroga a la correosa Argelia por 2-1 y certificar así la presencia de los tricampeones del mundo en los cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA 2014™.
Neuer y Schuerrle, que normalmente juegan en extremos opuestos del campo, no sólo compartieron espacio al término del partido en la zona mixta del estadio, donde fueron los jugadores más requeridos por los periodistas, sino que coincidieron además en sus emociones. Los dos se mostraron orgullosos de haber contribuido a la clasificación de Alemania y felices por haber demostrado que su equipo puede contar con ellos cuando los necesite.
​Dos héroes con las mismas emociones
“Sabemos que Manuel es el mejor jugador del mundo. Hoy lo ha vuelto a demostrar con una nueva exhibición”, declaró a FIFA.com un sonriente Schuerrle en alusión a su compañero Neuer. “Ha mostrado una seguridad absoluta bajo palos. ¡Es fantástico!”, exclamó.
Sin embargo, Neuer sabe perfectamente que el principal responsable de que Alemania se adelantase en los instantes iniciales de la prórroga fue el rubio atacante del Chelsea, que reaccionó con extraordinaria rapidez ante el centro de Thomas Mueller que le permitió anotar el 1-0. Schuerrle ya había mostrado una gran movilidad y empuje desde que saltó al campo en el minuto 46, a pesar de que hasta ahora había desempeñado un papel secundario y sólo había jugado un total de 28 minutos en el certamen.
​Schuerrle se reivindica
El atacante, que viajó a Brasil con mucha confianza y grandes ambiciones, dio un golpe sobre la mesa frente a Argelia. Joachim Loew habrá tomado sin duda buena nota y sabe ya que el veloz ariete constituye una excelente alternativa en ataque.
También ha quedado claro que Manuel Neuer vuelve a estar en plena forma. El portero germano, de 28 años, tuvo que intervenir varias veces para salvar a Alemania, ya fuese metiendo el pie, saliendo al cruce o incluso alejando de cabeza el peligro creado por los rápidos delanteros argelinos. Sin duda, junto con el gol con el que Schuerrle abrió la lata, la extraordinaria capacidad de Neuer a la hora de jugar el balón con los pies y de actuar como último hombre de la zaga resultó fundamental para que el combinado germano superase a Argelia.
​Neuer, un portero muy especial
“Manuel ha estado fantástico. Tuvo la participación y anticipación que se espera de él en un partido así”, declara a FIFA.com Andreas Koepke, ex guardameta de clase mundial y actual preparador de porteros de la selección alemana. “Él se divierte y se nota. Cuando tiene la pelota estamos tranquilos, porque somos conscientes de que sabe muy bien lo que hace. Ha sido fantástico”.
El propio Neuer no entiende por qué se ha hablado tanto tras el partido de sus ‘excursiones’ lejos de la portería. “No me limito a quedarme en el área. Siempre estoy preparado para ayudar a la zaga y salir a por la pelota cuando sea necesario. Es mi manera de jugar”, subraya el portero del Bayern Múnich. “Es importante que los zagueros sepan que estoy ahí”, añade. “Se trata de una cuestión de confianza y de automatismos que hemos desarrollado la defensa y yo”.
Tras la carrera contra el tiempo que tuvo que afrontar cuando se lesionó en el hombro poco antes del inicio de la cita mundialista, Neuer ha recordado al planeta fútbol que vuelve a estar en plena forma. “Es un jugador con mucho peso en el vestuario. Manuel es muy importante para nosotros, por eso estamos encantados de que haya superado la lesión y vuelva a mostrar su mejor versión”, concluye Koepke.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada