viernes, 27 de junio de 2014

UN AÑO FRUCTIFERO PARA FERNANDINHO


Acababa de comenzar el segundo tiempo del partido ante Camerún, y Brasil buscaba hacerse definitivamente con el control de un choque que no le estaba resultando nada fácil. Luiz Felipe Scolari dio a Fernandinho su primera oportunidad de actuar en la Copa Mundial de la FIFA™, y el resultado fue inmediato. O casi. A los cuatro minutos de entrar en la cancha, el centrocampista vio un balón suelto y lo interceptó con el pecho. Antes de dejar que tocase el suelo, controló con la pierna derecha y enseguida, prácticamente de espaldas, combinó con David Luiz, libre de marca por la izquierda. El central centró y Fred aprovechó para poner el 3-1 en el casillero, que certificaba el pase de Brasil a octavos de final.

Fernandinho firmó luego el cuarto gol del duelo, y su estreno en el Mundial puede ser calificado de memorable, con toda justicia. Tan memorable como lo sucedido hace un año, en junio de 2013. El conjunto brasileño ganó entonces la Copa FIFA Confederaciones. El centrocampista no formó parte de aquel equipo, y tuvo que ver desde casa cómo sus compañeros festejaban en el Maracaná la victoria sobre España. Sin embargo, sigue celebrando aún hoy ese mes, por otro motivo: fue cuando dejó el Shakhtar Donetsk ucraniano para dar el salto a Inglaterra, incorporándose al Manchester City.

Su desempeño ayudó al club a conquistar el título de la Premier League, y llamó la atención de Scolari, quien le dio una oportunidad en la selección. Solo una, porque Fernandinho tampoco necesitó más. Convocado a tres meses del Mundial para un amistoso contra Sudáfrica, este jugador de 29 años fue titular y vio puerta en el triunfo por 0-5 de los suyos en Johannesburgo. La próxima vez que vistió los colores de la selección ya formaba parte del grupo de 23 hombres que disputarían el Mundial.

“Siempre había tenido el sueño de participar en el Mundial y vestir la camiseta de la selección. Pero en la situación en la que estaba, jugando en Ucrania y en el Shakhtar Donetsk, sabía que iba a ser muy difícil”, ha afirmado, en declaraciones a FIFA.com. “A partir del año pasado, cuando me fui a Inglaterra y empecé a competir en una liga mucho más grande, que tenía mucha más visibilidad, mi objetivo fue aflorando, fui peleando, buscándolo, y en marzo de este año llegó la convocatoria para el partido contra Sudáfrica. Todo lo que empecé a hacer a partir de junio de 2013 era con el objetivo de llegar hasta aquí, al Mundial”.





El gol que puso la guinda a su debut
Marcar en un Mundial siempre es algo especial para un futbolista, tanto si es delantero centro como central. Y la emoción de Fernandinho no fue diferente. Después de todo, de sus pies había partido el gol más bonito del encuentro. “Entrar y marcar con la camiseta de la selección, en un Mundial, jugando en casa… Pasan tantas cosas por la cabeza…”, explica, buscando las palabras. “Una de las principales es la emoción que mi familia y mis amigos sintieron en aquel momento, puede que todavía fuese mayor que la mía. Yo voy a darme un baño, volver al hotel y seguir concentrado. La familia está en casa, recibirá cariño de otra gente, así que a lo mejor va a sentir más emoción que yo. Me alegro mucho de haber podido darles eso”.





La acción de su gol fue una linda muestra del estilo de juego que Brasil está desplegando en este torneo: una presión intensa en ataque y contribución de los centrocampistas, que en teoría tendrían la obligación de defender antes que ayudar arriba. Tras un balón recuperado por Oscar, Fernandinho avanzó y pasó para Fred, quien se lo devolvió a Oscar. Siempre al primer toque, el lance terminó con el propio Fernandinho enviando un tiro raso y ajustado al poste izquierdo, de puntera. “Aquí en Brasil, tenemos la costumbre de llamar a un jugador primer volante, es el que se encarga únicamente de defender. Pero como la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a jugar en Europa, ya estamos habituados. Los volantes también crean las jugadas y suben para finalizar. Tal vez por eso tengamos futbolistas que desempeñan esa función y suben, y también acaban marcando y creando algunas jugadas”, concluye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada