jueves, 26 de junio de 2014

EL "PULPO PAUL" ATACA DE NUEVO

Hace casi un año exacto, Paul Pogba asistía impotente a la victoria de su rival en el tercer y último partido de la primera fase de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Turquía 2013. Un mal resultado sin mayor incidencia: no impidió que Francia se clasificara para los octavos de final de la cita mundialista de la categoría y llegara incluso más lejos aún...

“Sólo espero que pase como con los sub-20”, afirmó nuestro protagonista con una amplia sonrisa a la FIFA, en referencia a la trayectoria realizada hace un año por él y Lucas Digne, también titular este 25 de junio contra Ecuador. “Es verdad que tropezamos contra España en el tercer partido del campeonato, pero acabamos ganando ese Mundial sub-20. Si pudiésemos recorrer el mismo camino, ¡podría no estar nada mal!”



Paul Pogba ya ha recorrido mucho camino desde aquel 27 de junio de 2013. Después de erigirse en la revelación del año con el Juventus de Turín, Il Polpo Paul (“El pulpo Paul”) se ha convertido en una pieza importante de los Bleus, a sus 21 años y con su 1,91 m de altura. Frente a la Tri, en el Estadio Maracaná, Pogba dio la impresión por momentos de que jugaba contra chavales sub-20; de lo fácil que se le veía. “Estoy contento y me siento bien, ¡pero prefiero no insistir en mis actuaciones y hablar mejor de la del equipo!”, señaló cuando le preguntamos por su opinión sobre su actuación personal tras el partido.
“Hemos jugado bien, hemos hecho el partido que hacía falta, pero no hemos obtenido premio. Simplemente nos ha faltado acierto, eso es todo”, resumió. “No creo que este partido pueda influir en nuestra confianza. Hemos empatado; no hemos perdido. Eso es importante. Podemos estar satisfechos de nuestra actuación y de la clasificación para la siguiente ronda”.

Al final, eso es con lo que hay que quedarse: el camino continúa para Paul Pogba y Francia. Y en este sentido, a la vista de la trayectoria del número 19 de los Bleus, el gran Paul no es de los que se ven estorbados por obstáculos en su camino: “Vamos a jugar contra Nigeria en octavos de final, pero podría haber sido Argentina o cualquier otra selección. Por lo demás, para nosotros la cosa no cambia: el objetivo es ganar, llegar lo más lejos posible. Estamos haciendo todo lo posible para conseguirlo”.



¡La respuesta es que estuvo enorme! Omnipresente en la medular, fue el francés el que fabricó las mejores ocasiones del encuentro. Su cabezazo sacado milagrosamente por Alexander Domínguez en el minuto 38, su disparo salvado in extremis por Cristhian Noboa en el 58’, su otro cabezazo en el 73’ y su chut en el 89’ –ambos rozando el poste– estuvieron a punto de terminar en gol para redondear su extraordinaria actuación.

Sin barreras


Convendría tomarse más en serio las palabras del joven centrocampista… Y es que, recién salido de su triunfo en el Mundial sub-20, Paul Pogba se había fijado una meta muy clara: “Quería jugar un Mundial, uno de los de verdad; ése era mi sueño”, concluyó. “Ahora ya está hecho, y estoy muy contento. Pero no quiero quedarme ahí. Quiero seguir por ese camino”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada