viernes, 20 de junio de 2014

CONTRA EL MURO GRIEGO


Una posesión del 68 por ciento, 570 pases completos... Así lucía la estadística de la selección de Japón tras el empate 0-0 ante Grecia en la segunda jornada del Grupo C de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.

La victoria se les resiste en suelo brasileño, tampoco la lograron durante la Copa FIFA Confederaciones el año pasado, en la que se despidieron tras la fase de grupos. En el Estadio das Dunas, además, se les negó el gol por más que lo buscaron.

“Grecia fue muy fuerte en defensa. Cuando se quedaron con un hombre menos se cerraron aun más y así fue mucho más difícil hacer nuestro juego”, reconocía Maya Yoshida a FIFA.com.

Ciertamente, tras la expulsión de Konstantinos Katsouranis en el minuto 38, el panorama no mejoró para los hombres de Alberto Zaccheroni que siguieron moviendo el balón pero sin encontrar fisuras en el muro heleno. Es más, sufrieron bastante en los contragolpes veloces y contundentes de los griegos. De hecho, con sólo el 38 por ciento de posesión, los helenos realizaron nueve disparos, más de la mitad que los nipones.

El defensor del Southampton abandonó varias veces su posición para incorporarse al ataque intentando aportar su granito de arena con su especialidad ahí, el remate de cabeza aprovechando sus 189 centímetros de altura. Pero ni por esas.

“No debemos cambiar nuestro estilo para el próximo partido”, advierte el jugador nipón convencido. “Debemos seguir así pero con mucha más confianza en nuestro juego y esforzándonos un poco más en ataque”.

Su capitán Makoto Hasebe coincidía en el análisis sin encontrar muchas más explicación al empate y la sequía en la húmeda noche de Natal. “Incluso con 10 hombres fue difícil porque se cerraron muy bien”, lamentaba. “No fuimos capaces de encontrarnos cómodos en nuestro estilo y ellos neutralizaron muy bien nuestras llegadas”.

“Es decepcionante que no lográramos meter el balón. El resultado lo es todo y, no importa todo el esfuerzo en ataque, es decepcionante no haber sumado tres puntos”, reconocía Keisuke Honda nada más terminar el partido. “Caímos en su red. Pero peleamos hasta el final y no dejamos de intentarlo”.

Y ésa será la filosofía para la batalla final de los Samuráis Azules contra una Colombia que ya tiene billete para octavos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada