lunes, 12 de mayo de 2014

ZAMORA GANA TITULOS,PERO TAMBIEN VENDE JUGADORES DESARROLLA INSTALACIÓN PROPIA Y VOLARA LA CANTERA

Zamora ganó el Clausura 2011 dirigido por “Chuy” Vera y con un equipo que tuvo como principales figuras a “Chiki” Meza y Jonathan Copete. En esa temporada el blanquinegro fue referencia para lo bueno, con un fútbol vistoso y de gran potencial ofensivo, pero también era ejemplo de los problemas de impagos que año tras año ensombrecen el torneo venezolano. Al finalizar la campaña, ¿qué le quedó al conjunto barinés? Nada, pues se dio un éxodo masivo de jugadores y no hubo inversión para el futuro.
Para la 2011-2012 asumió el colombiano Oscar Gil, se rearmó el plantel con numerosos fichajes en cada semestre y el talento local se vio desplazado. De nuevo los proyectos de infraestructura quedaron solo en ideas y esta vez los resultados deportivos no acompañaron.
Y finalmente parece que en Barinas se cumplió eso de “aprender de los errores”. Llegó Noel Sanvicente y hubo sintonía entre el pensamiento del estratega y el de una directiva que se casó con el proyecto de “Chita”, mientras que el técnico cinco veces campeón asimiló bien las limitantes que acarreaba la inversión en instalaciones propias y en reforzar el trabajo de la cantera.
Sanvicente no exigió el fichaje de jugadores de mucho cartel en el fútbol venezolano. Las adiciones fueron con pinza y la consigna: “aquí solo nos queda apostar al trabajo, trabajo y más trabajo”, así lo expresó el DT en su momento.
El guayanés fijó su exigencia en que el centro deportivo no quedara como un proyecto de los que no pasa más allá del papel, en que el tema de las deudas fuese cosa del pasado y en que hubiese mayor atención al trabajo de la cantera, de forma tal que se convirtiesen en referencia.
Casi dos años después, se puede decir, sin duda, que “Chita” cambió la historia.
Discreto en el mercado
Si un equipo se movió de manera discreta en los últimos períodos de fichaje, tanto en cantidad de adiciones como en lo mediático de los nombres, fue Zamora. Sanvicente apostó por darle confianza a esa base que representaban Pedro Ramírez, Arles Flores, Luis Vargas, Álvaro Forero, Edson Mendoza, Layneker Zafra, José Torres, Oscar Noriega y Moisés Galezo, y la reforzó con jugadores que sabía que podía potenciar, como Juan Falcón y Jonathan España, además de otros de probado rendimiento, pero que hacen poca bulla: Ynmer González y Alexis Angulo.
Con los extranjeros ha estado fina la puntería, y la cantera echa una mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada