viernes, 30 de mayo de 2014

VALCKE "LA FIEBRE MUNDIALISTA VA A MAS "

En los últimos días he tenido la ocasión de asistir a los preparativos de las 12 sedes para la 20ª edición de la gran cita del deporte rey. En general, ya casi estamos ahí, y los equipos a pie de obra están atareados con los últimos ajustes. Como he dicho muchas veces, la organización de una Copa Mundial de la FIFA™ es un esfuerzo colectivo, y no tendremos ni un solo momento de relajación hasta que se hayan disputado los primeros partidos de las 12 sedes. ¡Y qué partidos nos esperan! Pocas Copas Mundiales de la FIFA nos habrán ofrecido tantos choques de primerísimo nivel. Esto implica una presión adicional para todos nosotros, y en especial para nuestros equipos de las sedes, ya que todas ellas —y perdón por insistir— deben ser perfectas.

Durante el viaje he podido observar la creciente expectación por la Copa Mundial de la FIFA 2014: las calles empiezan a decorarse de la forma tradicional, y es muy agradable verlo. El miércoles llegó Australia, la primera selección, y en los próximos días los otros 30 equipos visitantes y miles de hinchas empezarán a pasar por las terminales de los aeropuertos brasileños. El espíritu del Mundial es palpable incluso a miles de metros en el aire.

No hay duda de que la fiebre mundialista está empezando a apoderarse de los brasileños y de los millones de aficionados de todo el globo. Todos se preparan para los 64 partidos, que verán en vivo en uno de los estadios, en las FIFA Fan Fest, desde sus casas o en uno de los muchísimos eventos de proyección pública que se realizarán en Brasil y en todo el planeta. En eso consiste la Copa Mundial de la FIFA: un fútbol de categoría mundial dentro de las canchas y las celebraciones por todo el globo de todos los hinchas, unidos en torno al fútbol y el trofeo más codiciado del mundo. Durante los 32 días que durará el torneo, miles de millones de personas verán los programas de más de 600 cadenas de todo el mundo. En 2010, las horas producidas de crónicas sobre la Copa Mundial de la FIFA igualaron las transmisiones ininterrumpidas de una cadena de televisión durante ocho años.

El domingo se realizará el último ensayo en el Arena de São Paulo, con motivo del partido entre el Corinthians y el Botafogo, que nos permitirá poner a prueba todos los aspectos y hacer entonces los ajustes finales, para garantizar que todo esté perfecto para la ceremonia y el partido inaugural del 12 de junio. Yo no asistiré al partido de ensayo, ya que se lo dejaré a nuestros expertos operativos, que son quienes saben cómo efectuar la evaluación y lo que hará falta ajustar. Ese mismo día, en São Paulo, terminará la Gira del Trofeo de la Copa Mundial de la FIFA, tras un periplo de 267 días, en el que ha recorrido 90 países, y en el que casi medio millón de brasileños han visto el trofeo en las 27 capitales estatales.

El lunes inauguraremos oficialmente el Centro de Transmisión Internacional (IBC), en el Riocentro. Es el gran centro neurálgico de todas las cadenas que cubrirán los partidos de la Copa Mundial de la FIFA 2014, que conectará a las 12 sedes y asegurará que las imágenes del torneo lleguen a todos los territorios a los que se transmite, de todo el mundo. Ya el martes, estaremos en São Paulo para asistir a una serie de reuniones de la Copa Mundial de la FIFA y, por supuesto, el 64º Congreso de la FIFA, que reunirá al mundo del fútbol, representado por nuestras 209 asociaciones miembro. Nos esperan días ajetreados.

Para concluir, quisiera resaltar un aspecto que me conmueve de verdad. Las selecciones participantes y los millones de hinchas —que se han preparado con entusiasmo durante meses, y algunos incluso durante años, para hacer realidad su sueño de vivir una Copa Mundial de la FIFA y estar en el país de los quíntuples campeones del mundo, famoso por sus festejos— se lo pasarán como nunca, y tendrán una experiencia memorable. La Copa FIFA Confederaciones sirvió de anticipo a lo que nos espera, con su increíble ambiente en los estadios. Además, los 31 equipos visitantes consiguieron sellar su pasaporte para Brasil tras una larga y extenuante campaña clasificatoria, de 820 partidos. Para los 736 jugadores, esto supone el objetivo último: poder disputar la Copa Mundial de la FIFA con sus equipos y enorgullecerse de representar a sus naciones. Para muchos, es una experiencia única en la vida. Merecen encontrarse con las mejores condiciones y un cálido recibimiento en el país anfitrión, como ha expresado perfectamente la Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada